Recap: Tampa Bay Buccaneers 7-27 Denver Broncos

Nada nuevo bajo la tormenta eléctrica

dentb.png

EstadísticasPlay-by-playPrevia

“Muy preocupado. No está dando un paso atrás, pero debemos tener cuidado con el balón. Quiero decir, cuidar el balón. No podemos entregarlo tres veces en una misma parte. Simplemente no podemos.”

Estás son las palabras del head coach Dirk Koetter tras una nueva derrota ante los vigentes campeones de la Super Bowl, los Denver Broncos. Y sí, habla de Jameis Winston y su problema con los turnovers. Winston está sufriendo lo que muchos temían: el famoso sophomore slump. La estrella de Florida State está intentando hacer demasiado y, dicho sea de paso, lleva una racha bastante equívoca en cuestión de toma de decisiones. Entre unas cosas u otras, la cara de la franquicia ya acumula ocho intercepciones en sólo cuatro partidos.

Lamentablemente, no es el único problema. Y con Denver se vio todo o casi todo.

En el inicio del partido se pudieron catar las directrices de Dirk Koetter para solucionar la problemática ofensiva. El objetivo era claro: correr la pelota con Charles Sims para intentar tener terceros downs de poco yardaje e intentar mover las cadenas fácilmente. Teoría bastante lógica pero que se viene abajo cuando Winston lanza su primer pase interceptado del día en, curiosamente, su primer pase. El reloj marcaba el minuto 13:31 del primer cuarto y Tampa Bay ya había roto la primera de sus máximas para competir, que no ganar, el partido: no regalar el puto football. El viejo amigo Aqib Talib fue el verdugo en una ruta bastante mediocre de Adam Humphries. El conocido cornerback, mostrando su madurez desde que dejó Tampa Bay, empezó a lanzar besos a la grada como si los aficionados tuvieran algo que ver por su marcha. En fin. El pase interceptado dejó a  Trevor Siemian y los suyos en una situación inmejorable para anotar y así fue. En la primera jugada. Rápidito y en vena.

Por suerte o por desgracia, Tampa Bay se desquitó del mal inicio con un buen drive ofensivo. Los primeros downs no fueron buenos, como tónica general, pero Winston se desquitaba con buenos pases hacia Mike Evans, Vincent Jackson y, sobre todo, el tight end Cameron Brate. Tanto que ese drive acabó en los únicos siete puntos que subirían al marcador del bando bucanero. Ah, sí. Y esta vez Winston si que corrió para touchdown el muy jodío.

A partir del extrapoint que anotó Roberto Aguayo para poner las tablas en el marcador, el partido se volvió en un ‘toma y daca’. La defensa de Tampa Bay estaba jugando bien. La línea defensiva estaba presionando a Siemian con Gerald McCoy, Clinton McDonald y Noah Spence. Y también parando la carrera con Will Gholston. Pero el lado contrario también hacía lo suyo. Hasta que, sí, Jameis Winston lanzó ooootro pase interceptado. Y, como no, también fue Talib.

Q2-1322-winstonint.gif

Minuto 13:22 del segundo cuarto y Denver recibe el balón en la 27 de Tampa Bay. Y, si es complicado ganar a Denver con un partido perfecto, imagina pegandote tiros en los pies. Sí, ya sé. Son probablemente la mejor defensa de la liga. Pero los tres turnovers que cometen los Bucs (spoiler alert) son totalmente evitables. ¿Porqué Winston no pasa a Sims o a Myers, que están completamente solos? Total, los Broncos anotarían en el siguiente drive para poner tierra de por medio con la ayuda de dos DPIs de los safety de Tampa Bay.

A partir de aquí el ataque balanceado se fue al garete. Winston se puso el traje de pistolero y empezó a disparar con una escopeta de feria. Como si eso fuera de ayuda en las dos últimas semanas. Por desgracia, el ataque y la defensa perdieron efectivos en este segundo cuarto. Y de los gordos. Noah Spence y Gerald McCoy tuvieron que abandonar el partido dejando el pass-rush en únicamente Clinton McDonald. Y, por si fuera poco, Brandon Myers tampoco pudo volver. Por lo que Cameron Brate y Alan Cross serían los únicos tight end y fullback disponibles.

Pese a todo, Tampa Bay tuvo opciones de volver al partido. Sólo tenía que no cometer más errores. Denver estaba jugando bien en defensa pero el ataque no parecía que se pudiera correr el campo entero en un drive largo. Tanto es así que los Bucs iniciaron el ataque en mediocampo. Se iniciaba así el drive fatídico. El que te acaba de rematar. Un ataque que acabaría con un tercera y uno en la yarda 26 de Broncos. Jugada simple. “Hit the hole” supongo que le dirían a Sims en una noche muy poco inspirada por su parte. Pero la línea ofensiva sucumbió ante Derek Wolfe y compañía. En ese momento Roberto Aguayo podría salir y ponernos a todos nerviosos. Es lo que hay. Chutar un field goal es una derrota pero, al menos, pones puntos en el marcador. Se supone. Pero no. Sims, medio placado, casi en el suelo y rodeado de tres jugadores naranjas decide hacer un pase lateral a Winston. “He tenido la sensación de que Jameis estaba pidiendo la pelota” dijo Koetter después del partido. Jaboo levantaba las manos pidiendo al árbitro que pitara el final de la jugada, pero Sims lo interpretó mal. Fatal. Ese pase lateral acabó en manos de Billy Winn matando toda opción de competir el partido.

Tampa quería pero hacía lo posible por no llegar.

A partir de aquí, todo fue cuesta abajo. La lesión de Trevor Siemian a finales del segundo cuarto no fue más que una bendición para los Broncos. Mike Smith empezó a jugar una defensa blanda en zona, sin aprovechar el limitado playbook de Paxton Lynch ni su falta de experiencia. La defensa, baja de efectivos y con un planteamiento dudoso se asemejó en ocasiones a la de su predecesor Lovie Smith. Pases completos fáciles en rutas cortas, sin presión y sin turnovers. Para más inri, el ataque solo piso dos veces territorio rival en toda la segunda parte. En dos drives distintos. La 42 y la 46. No fue más allá. La línea ofensiva no creaba huecos ni protegía a Jameis. Tampa Bay bajó los brazos demasiado pronto. Y luego no quieren que hablemos de cultura perdedora…

Con semejante actuación, los Bucs perdieron su segundo partido consecutivo en casa para situarse 1-3. Lejos de Atlanta con 3-1 pero empatados con Saints y el próximo rival: Panthers.

Notas rápidas del partido

  1. El ataque de los Bucs lleva la friolera cifra de 11 turnovers en cuatro partidos tocando casi la cola de la NFL. Por su parte, la defensa únicamente ha forzado 2. Además, los Bucs han encajado 128 puntos en cuatro semanas sólo superados por los Saints. 38 de esos puntos vienen de turnovers ofensivos.
  2. Keith Tandy, Alterraun Verner, Johnthan Banks y Ryan Smith han sumado un total de cero snaps en defensa. Parece que Mike Smith no confía mucho en lo que hay detrás de los titulares.
  3. Segundo delay en Tampa Bay por tormenta eléctrica. De manera consecutiva. Por si no fuera poco la tortuta, toma dos tazas. Esta vez Broncos tenía la pelota con 7:22 por jugar y un marcador bastante desigual. La gente se marchó.
  4. En el último cuarto, antes del delay, Koetter cantó una de las jugadas controvertidas del partido. Chutar punt en la 46 rival. El head coach comentó después en rueda de prensa que no iban a conseguir nada. ¿Enfado monumental o estaba hasta los huevos?
  5. Roberto Aguayo acabó perfecto… ejem… Ay, que tos.
  6. Charles Sims tuvo su peor partido como jugador de Tampa Bay. Lento, con excesivo movimiento en el backfield y con poca decisión para atacar la puerta. ¿El resultado? 28 yardas en 15 intentos. Y sí, se echa de menos a Doug Martin.
  7. Por el contrario, Clinton McDonald tuvo un gran partido. 1’5 sacks y 6 placajes. Posiblemente su mejor partido como bucanero. Por cierto, teniendo como pareja, en ocasiones, a Daryl Smith a causa de las bajas.
  8. La baja de rendimiento de la defensa bucanera empezó con la lesión de Gerald McCoy y Noah Spence. Con ellos dos, los cuatro mejores pass-rushers del equipo estaban fuera por lesión. ¿Os acordáis cuando comentábamos el soñado Spence-McCoy-Ayers-Smith? Todo en el dique seco.
  9. Volvemos a los pases interceptados de Jameis Winston. En toda la temporada pasada cometió 15, en sólo cuatro jornadas lleva 8. Pero a estas alturas de la anterior campaña llevaba 7. El punto de inflexión fueron los cinco pases que la secundaria de Panthers recibió en la jornada cuatro. A partir de entonces estuvo cuatro partidos sin regalar el football. Vamos a ver si lo puede solucionar.
  10. Como ya sabéis, Cañones y Football no para. Estamos en Twitter dando el parte matutino de noticias, en Periscope dando la última hora de los partidos, en Youtube con vlogs históricos y en iTunes y Ivoox en forma de podcast semanal. Es fácil seguir a los Bucs en castellano: Cañones y Football.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s